CORPUS CHRISTI

CORPUS CHRISTI
Sinopsis:

Corpus Christi es la historia de Daniel, un veinteañero que experimenta una transformación espiritual mientras está viviendo en un centro de detención juvenil. Su ilusión es tomar los hábitos, pero sus antecedentes penales se lo impiden.
Enviado a trabajar en el aserradero de una pequeña localidad, una carambola del destino hará que acabe vestido de sacerdote y encargándose de la parroquia local. La llegada del joven y carismático predicador representa la oportunidad para la gente del pueblo de iniciar el proceso de sanación de una tragedia reciente.

Reseña de la película:

Jan Komasa examina con detalle un pequeño pueblo polaco, observando sus conflictos, su mentalidad y su propensión a dejarse influir por líderes tanto falsos como reales, en su película CORPUS CHRISTI, que ha cosechado grandes éxitos en los festivales europeos desde su estreno mundial en las Giornate degli Autori de Venecia, hasta su nominación a los Óscar como mejor película internacional. El mayor aliado del director es su actor principal, Bartosz Bielenia, que trabaja principalmente en el teatro independiente polaco. Bielenia profundiza en la psique de su personaje y expresa su batalla interna mediante la crispación y su penetrante mirada de ojos azules. Su carisma en la pantalla es estremecedor. Esta historia perfectamente escrita deja en el aire muchas preguntas sobre por qué las personas forman comunidades y por qué están más que dispuestas a crear divisiones dentro de estos grupos. No podría ser un tema más pertinente en la Europa actual.

El veinteañero Daniel (interpretado por Bielenia) tiene más pasado que futuro. Vive en un centro de detención de menores, bajo una presión constante y acechado por la amenaza de que sus delitos vuelvan para atormentarle. Su único verdadero amigo es un sacerdote duro pero de mentalidad abierta (Łukasz Simlat). Si no fuera un joven delincuente, Daniel seguiría sus pasos y se ordenaría sacerdote. Su deseo pronto se hará realidad, pero de una forma inesperada. Porque esa fuerza superior que está ahí arriba, sea lo que sea, tiene un gran sentido del humor y es amiga de la ironía. Así pues, cuando mandan a Daniel del centro de detención a trabajar a un aserradero en un remoto pueblo polaco, su fe cambia. Allí conoce a una chica de espíritu libre en la iglesia local (Eliza Rycembel) a la que le dice que es sacerdote. Lo que en un principio comienza como una broma se convierte en un trabajo: Daniel acaba teniendo que ponerse el hábito y cantar misa. A medida que avanza la historia, se enfrenta a un trágico secreto que está consumiendo a la comunidad como un cáncer, entabla nuevas amistades y enemistades y se enfrenta a sus propios problemas. Al espectador le entran ganas tanto de rezar por él como de contemplar su caída.

La historia, basada en hechos reales y escrita por Mateusz Pacewicz, tiene la estructura efectiva de una road movie emotiva y espiritual. Si bien se cumple su deseo, Daniel deberá sufrir las consecuencias. Cuanto más se esfuerza por guiar a su rebaño, más se enreda en sus propias mentiras y cada vez hay más en juego. Sin embargo, uno nunca llega a saber con seguridad si se trata de un joven verdaderamente reformado o de un estafador que disfruta manipulando a los demás. Los ojos de Bielenia muestran ambas posibilidades.

Jan Komasa, que anteriormente trabajó en una gran producción sobre el alzamiento de Varsovia (Varsovia 1944), explora en esta película sus temas favoritos: el análisis de las estructuras sociales y de los enfrentamientos entre las clases, la búsqueda de un equivalente laico de las comunidades creyentes, la desconfianza en la autoridad y, por último, pero no menos importante, la empatía disfrazada de desdén que siente por las personas marginadas de la sociedad. Este director polaco también muestra sus puntos fuertes en esta película. Como de costumbre, consigue las interpretaciones más soberbias de sus actores y, al trabajar en estrecha colaboración con su director de fotografía, Piotr Sobociński Jr, añade una capa narrativa suplementaria a la historia: recurre a técnicas idóneas, como los planos estáticos y los cambios en la paleta de colores y en la cantidad de luz, para mostrar los pensamientos de los personajes. Es revelador que tanto CORPUS CHRISTI como otras películas polacas recientes analicen la dinámica de los pequeños grupos, intenten desmantelar o criticar a las estructuras de poder y pongan en entredicho los «métodos tradicionales». Al parecer, las órdenes religiosas no son las únicas que exigen una confesión antes de pasar a la siguiente etapa de la vida.

CORPUS CHRISTI ha sido producida por la compañía polaca Aurum Film, en coproducción con Canal+ Polska, WFS Walter Film Studio y la compañía francesa Les Contes Modernes. New Europe Film Sales gestiona los derechos internacionales. La película cuenta con el sello «Europa Cinemas» y ha sido nominada en varias categorías para los European Film Awards 2020.

Ola Salwa